Imagen Titular

La imagen o Talla titular de la Venerable Hermandad del Santísimo Ecce-Homo de San Miguel es una espectacular talla de un Ecce-Homo obra de D. Federico Coullaut Valera tallada en el año 1940, la cual fue sufragada en su totalidad por la excelentísima diputación provincial de Cuenca. Las dimensiones de la talla del Ecce-Homo son de  “aproximadamente 1,80 metros” 

La madera con la que se talló la imagen fue conseguida, según el hermano Santos Cañas, cuando Cecilio Albendea conoció de la existencia de unas vigas de pino que se encontraban en los almacenes municipales, solicitando este hermano la madera al alcalde D. Julio Larrañaga que nos la cedio, el coste de la misma fue de 12.000 pesetas.

La talla del Ecce-Homo de San Miguel llegaría a Cuenca en la tarde del 8 de abril de 1941. Este día era Martes Santo (todavía sin procesión del Perdón).

Se bendijo por el párroco de San Francisco D. Augusto Parra Cobo y fue colocado en andas para poder desfilar al día siguiente en la Procesión del Silencio.

 

Esta foto debe ser posiblemente la la foto más antigua de nuestra talla, está fechada en Abril de 1941, en el estudio de Coullaut Valera, a Cuenca llegó el 8 de Abril del mismo año que era Martes Santo. 

La foto la realizó el fotógrafo Ruiz Vernacci. 

Está en la colección Archivo Ruiz Vernacci, Instituto de Patrimonio Cultural de España (IPCE), Ministerio de Educación Cultura y Deporte.

f2689976-d32e-4534-99d4-21a7f4465ecc

           En Abril de 2016 nuestra talla Cumplió 75 Años, para celebrar esta efeméride, se creó un logo especial y se realizaron bastantes actos de conmemoración, entre los que destacan el recuperar lo estandartes originales de las primeras procesiones que datan de 1945  y fueron elaborados por las Hermanas Carmelitas descalzas de Cuenca, también se les hizo Hermanas Honorificas a las propias Carmelitas Descalzas y la función de Septiembre se celebró en el propio convento de las hermanas, fue un año muy especial. Seguiremos cumpliendo muchos años más ¡¡¡¡

Última restauración año 2007

La talla del Stmo. Ecce Homo de San Miguel,  ha sido restaurada durante los meses de julio y agosto de 2007. Nuestra imagen fue sometida ya, hace varios años a una completa restauración realizada por D. Raimundo Cruz Solís y su hijo Joaquín Cruz. Esta intervención se le ha hecho para poder reparar ciertas zonas de la talla que sufrían pequeños desperfectos, suciedad superficial y perdidas de material y policromía.

La intervención a sido a cargo de la restauradora conquense Dª. Maria Isabel Martínez Zamora, diplomada por la Escuela Superior de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de Madrid, siendo realizados estos trabajos en la propia capilla de la hermandad de la iglesia de San Pedro.

Según se desprende del informe, la talla al haber sido restaurada en profundidad hace varios años no presenta un grado de deterioro serio, entre las alteraciones mas significativas se observa suciedad superficial, ennegrecimiento del barniz de protección y depósitos de grasa y suciedad en los pies de la misma. Presentaba además perdidas de material y policromía en el manto, sobre todo en las zonas más sobresalientes como los pliegues, también en las manos y en la peana.

El tratamiento realizado comenzó con la limpieza mecánica de la imagen mediante brochas y pinceles con el fin de retirar los restos de polvo y suciedad del conjunto. Después se realiza la limpieza química, efectuando pruebas de solubilidad con varios disolventes. Se utiliza una disolución de agua-alcohol con lo que se consigue eliminar gran parte de la suciedad y grasa que había sobre el barniz.

En una segunda fase se pasa al lijado de perdidas de material y estucado de lagunas, se han resanado todos los golpes que presentaba en la superficie de la imagen, para ello se eliminaron los restos de estuco y policromías en mal estado, utilizando lijas de diferentes grosores, lápiz de fibra de vidrio y picado mecánico con bisturí para eliminar los restos. Finalmente se eliminaron los restos de residuos con alcohol.

En uno  de los pliegues laterales del manto existían dos pequeñas grietas en la madera, lo que había provocado craquelados en la policromía y pérdidas de material en la zona. Se ha inyectado una resina epoxidica en dos componentes con el fin de estucar la zona. Todas las lagunas se han estucado con un estuco sintético aplicado con espátula en todas las zonas en las que ha sido necesario. Después se procedió al lijado y aplicación en todas las lagunas estucadas una capa de resina sintética (paraloid) con el fin de aportar una mayor resistencia y un acabado más satinado.

Finalmente se pasa a la fase de reintegración cromática y protección final utilizando pigmentos de restauración (Maimeri) aplicados en una solución de white spirit mediante impregnación con pincel en una primera capa y mediante estarcido como acabado final.

Como protección final se han aplicado dos capas de una resina sintética con cera microcristalina con el fin de aportar a estas zonas mayor protección y resistencia, finalmente el informe hace una serie de recomendaciones para la conservación y buen mantenimiento de la imagen.

Galería de Imágenes